La Mentira

Nunca la mentira es mejor que decir la verdad.

La mentira provoca desconfianza y va enredando todo hasta que se vuelve tan pesada que te aplasta.

Dejando consecuencias, hiriendo corazones y rompiendo relaciones a su paso. Un vacío en el corazón.

La mentira puedes endulzarla, pero al final se vuelve amarga.

Hablando la verdad podemos confiar siendo confiables y así edificar.

Anuncios